El dispositivo consiste en dos paneles solares y un generador de viento. A los escolares se les dieron 6.500 dólares del presupuesto de la ciudad para comprar el equipamiento. El mantenimiento del minicomplejo corre a cargo de los niños únicamente. Las luces solares que se cargan durante el día y se encienden al anochecer son una buena solución para iluminar las aceras. La energía almacenada también se utiliza para cargar diferentes equipos como taladros eléctricos. Hablando de energías renovables, Rusia actualmente está desarrollando una planta geotérmica de 50 MW de potencia en Kaliningrado.